FANDOM


Ocurrió a mediados del mes de febrero del año de nuestro Señor 1150, cuando por un pequeño descuido del encargado del comedor, nos quedamos sin fruta y carne durante unos tres días, ya que en estas épocas invernales, la fruta no abunda y no es tan fácil conseguirla, y al parecer, debido a la delicadeza de salud que vienen demostrando en Edinois hace un tiempo sus monjes, fué de una epidemia de Constipación dentro de estas santas paredes.

Hubo una disconformidad general y una baja de ánimo, ya que la constipación hace que todos trabajen con mas lentitud y se estén quejando todo el día, de su suerte, del abandono, de la mala comida, del agua, (entre otras cosas, hubo ordenes directas al cocinero que hierva de ahora en mas el agua de bebida de los monjes).

Pero entre todos estos males, uno de los monjes, de hecho, el mas viejo de todos, el primer Abad de Edinois, quien fué capaz de sobrevivir y dirigir esta humilde Abadía en los momentos en que recién comenzaba, quien fué el primero en acercarse a la población, quien les llevó evangelización, quien atrajo a los primeros novicios, quien les enseñó, incluso a Sigenandus de Tortosa, el actual Abad (su preferido desde siempre), fué el que no se quejó, fué el que aceptó la constipación (no sin molestias) como una prueba del Señor, quien dijo a todos sus hermanos, quienes siguen escuchándolo con devoción, ya que no solo es el mas viejo, sino el más sabio de los monjes de Edinois;

"he aquí que luego de años de bonanza, luego de mas de una década y media en la que vimos a esta, nuestra amada Abadía crecer desde sus cimientos, de una pequeña capilla perdida en la ladera de una montaña a esta, una gran Abadía con una gran población que le da sentido, dentro de una Tierra bendita por sus riquezas y sus habitantes hermanados, una pequeña abadía ayudada por sus hermanos quien ahora, que tiene la capacidad, necesita para justificar su grandeza no olvidarse que todos somos hijos del mismo Dios, y que ahora somos nosotros quienes debemos ayudar a nuestros hermanos que luchan, como nosotros alguna vez, en llevar la Palabra Divina a los lugares más recónditos de nuestra amada Tierra Santa, tomemos esta constipación como una alegoría Divina y entendamos que debemos dar, debemos entregar todo lo que tenemos a nuestros hermanos, ya que si guardamos, codiciamos, el estreñimiento de nuestra alma será irrecuperable, ya que no pasará con frutas y un buen cuidado de hermanos con artes medicinales"


Dicho esto, y dejando a sus hermanos en intercambio de ideas, algunas discuciones, y muchos en busca de algún té medicinal, fué a ocuparse de lo que está haciendo años há, pescar. Una actividad que su cuerpo cansado todavía le permite hacer, y que además, le permite en sus momentos de soledad, cavilar en su gran sabiduría.

Y fué en su soledad mientras pescaba (algo en lo que cada vez se sumía más) cuando el Arcángel Gabriel se presentó y le dijo "Bendito seas por aceptar los designios del Señor, Bendito por llevar a tus hermanos una fé renovada en estos tiempos haciagos, Bendito por llevar desde tu juventud, el estandarte de la Cristiandad allí a donde vayas. Y es por medio mío, que el Padre Celestial te nombra Santo en su tierra y en el cielo, desde hoy en adelante, serás conocido en la cristiandad como San Hugo de Alexandretta, y tu bendición llevará mejores tiempos a tu querida Abadía de Edinois y a tu querida Tierra Santa en general"

Cuando los monjes de la Abadía tuvieron la noticia frente a sus azorados ojos, fueron todos a expresar su profunda alegría con los cánticos mas hermosos que Edinois haya escuchado alguna vez.

Si bien todavía no están curados, se observa una gran mejoría en la salud de los enfermos, debido a la gracia del Señor, a las artes de Hermannus de Alexandretta, el mejor médico en Edinois, y principalmente a la pura y Santa alegría que contagian los hermanos de Edinois, quienes se regodean en esta buena nueva y quieren hacerla conocer a los cuatro vientos.

San Hugo de Alexandretta, Santificado a mediados de febrero de 1150 a sus 67 años, un nuevo Santo en Tierra Santa, y el primero santificado en la Abadía Edinois. Que sirva con bien a sus hermanos. Que así sea.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.